23 de marzo de 2020

Sueños de cuarentena - Episodio 1

Medio de casualidad, volvió El triángulo Obtuso, y lo hizo con esta nueva saga que tendrá una 10 episodios, uno o dos por semana, ponele.
Espero que lo disfrutes y lo compartas. Salud.








Vilma, reconocé que estás un poco irascible - le dijo

Claudia había decidido cortar un largo silencio con una reflexión conciliadora pero cuando abrió su boca, no pudo evitar pedirle a su hermana que asumiera por lo menos una parte del problema.

Volvieron a quedarse en silencio largo rato. Vilma le  pasó un trapo a su teléfono, una dos tres cuatro, cinco veces.

Claudia suspiró en su sillón y se sintió segura de seguir al cargo de la situación. Vilma tenía un momento Vilma, ya se le iba a pasar, pero tenía que aprender la lección, pensaba para sus adentros

Vilma siguió en lo suyo, fregando el telefóno con gel, buscando suciedades en partes muy particulares del aparato como el lugar donde con una uña, se le pueda sacar la tapa para desarmarlo por completo.

Mientras, escuchaba las respiración de su hermana, que de a ratos, también decía ay dios
Se quería mover pero su enojo no la dejaba abandonar la baldosa de la cocina donde estaba parada desde hacía media hora.

Pasó un auto a toda la velocidad por la calle. Su bocina sonó a lo lejos.

Cruzaron sus miradas por un segundo. Claudia se quedó un poco desorientada. Tal vez no tenía que hacer más nada, e irse dormir. Pero le daba miedo levantarse del sillón. Quizás su hermana podía interpretar mal el gesto, y su plan volvería rápidamente a cero. De todas formas, la verdad es que no tenía en la mente propiamente un plan para solucionar el problema.

Vilma supo, por el repentino cambio de aire, que ahora tenía el poder. Lo sentía en su mente y en sus manos. Así que no lo pensó mucho, buscó en su teléfono música bailable que al mismo tiempo asegurara la molestia instantánea de su “hermanita querida”.

La imaginó enojada y se alegró un poco, hizo su búsqueda, olvidándose casi completamente del problema. Scroleó con rapidez una lista de videos de youtube hasta que se detuvo en un video de Manu chao. Qué hora son mi corazón, que hora son, comenzó a cantar murmuradamente, mientras subía el volumen al máximo.


Comenzó a bailar, primero solo con sus brazos, luego con la cabeza, y sin darse cuenta, con sus pies. Así abandonó su baldosa, y hasta se dió vuelta, una, y otra vez, siguió girando varias veces con el telefóno en la mano.

Los gestos de Claudia se pusieron más duros. Siguió en su sillón pero ahora apoyó sus manos con firmeza en el posabrazos para adoptar una nueva postura, pero no pudo.
Trató de soportar esa canción que siempre le pareció horrible, bajó el mentón, y se miró sus sandalias havaianas. Quiso imaginarse en un jardín, sola, para evadirse de ese infierno y casi lo logra.

Vilma, ahora más atenta, que nunca decidió acercarse de a poco a su hermana.
Mientras seguía girando se dio cuenta que el volumen de la música necesitaba que ella también comenzara a cantar más fuerte.

 QUÉ HORA SON MI CORAZÓN QUÉ HORA SON

Imitó algunos movimientos que alguna vez le vio al cantante, o a un murguista, hasta que estuvo muy muy cerca de Claudia. Bajó un poco el volumen del teléfono, y el suyo también.
Estuvo tan cerca que su nariz podía tocar la de su hermana. No lo hizo pero la miró fijamente.

Hicieron silencio por casi un minuto.

Vilma volvió cantar casi en secreto, qué hora son mi corazón que hora son, después un poco más fuerte qué hora son mi corazón que hora son, Su saliva escupía toda la cara de su hermana, a tal punto que Claudia entrecerró sus ojos.

Claudia, volvió a intentar suerte con su única idea.

-Vilma, en serio, no te parece que estás un poco, irascible?

Vilma siguió cantando pero de repente comenzó a improvisar nuevas palabras sobre la melodía original. qué hora son hija de puta qué hora son puta del orto del orto qué hora son que te parió

Claudia, intentó interrumpirla con lo mismo pero solo pudo decir el nombre de su hermana: Vilma...

Qué hora son hija de puta qué hora son puta del orto del orto qué hora son que te parió


De repente detuvo su melodía para decir algo. había liberado sus pulmones de aire envenenado casi totalmente y entonces le preguntó:
- ¿sabés lo que tengo irascible?, claudia, la concha. Y entonces se sacó los pantalones y le señaló con sus dos manos, como un inspector de tránsito.

Claudia no dijo nada, esperando a que su hermana, como siempre, terminara de descargarse, recondándole otros episodios similares. Pero esta vez fue diferente.

Vilma no dijo mucho más. Siguió señalandoles su entrepierna, y luego volvió a hablar - Así que venías ahora me la chupas, bien chupada.
Luego movió sus brazos, y sus manos hasta el pelo largo de su hermana y la revoleó por toda la casa.

Claudia se quejó un poco y hasta logró decirle basta, dos o tres veces. Las manos de Vilma estaba pegadas como con poxipol a sus mechas. Barrió todo el piso del living con sus piernas, se cayeron sillas y una botella, se enredaron en el cable del ventilador, y después el ventilaron propiamente, que se les cayó encima.
Medio por casualidad, y en el piso, la cara de Claudia quedó incrustada en la concha desnuda de vilma.

Sonó el timbre. -Pedidos ya.

Quedaron nuevamente en silencia. Vilma sintió que no era el mejor momento para una interrupción. Claudia, con su rostro metido entre los vellos púbicos de su hermana, tuvo un momento de lucidez, y fingió aceptar la derrota.

Se levantó con rapidez para abrir la puerta, pero antes de hacerlo, ¿le preguntó a su hermana? Vilma, irascible, vos, reconocelo ¿sabés lo que quiere decir?







No hay comentarios:

Publicar un comentario